Páginas

martes, 26 de junio de 2018

Fin de ciclo... y apertura de otro

Todo ciclo tiene su fin, y creo que este es el final de otro de ellos.

Las obligaciones docentes que tengo desde hace un par de años no me permiten subir entradas con el ritmo que me gustaría y de la longitud a las que os tenía acostumbrad@s. Y además, considero que el formato de blogger está bien, pero que le falta algo más. Quizás un poco más de facilidad a la hora de colocar las fotos, personalizar cada página, control de los textos... No quiero decir que me haya cansado de escribir, porque no es así, pero sí de tener que estar pendiente de los formatos de las entradas, que cambian continuamente y quita mucho tiempo rehacerlas. Y también de escribir entradas largas, que superen la cara de extensión. Creo que tengo cosas que decir, pero quizás el formato o la manera de hacerlo no es la adecuada... O yo mismo he cambiado a la hora de abordar mis escritos. Reconozco que me he vuelto un poco más minimalista y más de pequeñas píldoras de conocimiento/opinión.

En definitiva, que he tomado la decisión de acabar mi etapa en blogger y comenzar otra más dinámica y hacer honor a aquello de "mejor muchos pocos que pocos muchos". Hoy en día funciona mejor (incluso para mí) lo sintetizado y simple que no lo elaborado. Las redes sociales se han convertido en nichos de pequeñas contribuciones, donde cada un@ se expresa libremente y l@s demás l@s seguimos. Hay otros foros donde la extensión de los conocimientos se puede hacer más amena que este, como puede ser en las charlas de los bares o los colegios, a las que habitualmente acudo.

Cambio, por tanto, de ubicación. Tengo el honor de presentaros mi nueva página web: https://www.absosl.com, donde comenzaré a publicar entradas en breve y, sobre todo, a partir de que vuelva de vacaciones y comience el curso. Espero poder ser breve y conciso en mis entradas, opiniones y comentarios al respecto de los temas que más me inquietan a día de hoy, que son educación, salud, investigación y aplicación de tecnologías a la medicina.

Os invito a que os paséis por ahí y que así podáis ver la evolución, de tanto la página web como de mí mismo. Mucho más visual y, espero, más dinámico y sencillo de ver y leer. Por favor, si tenéis sugerencias acerca de cómo mejorarla, no dudéis en contactarme.

Gracias por vuestra atención en este tiempo.

Se cierra el telón.

domingo, 25 de junio de 2017

Tras el curso 2016 - 2017

Casi un año después comparezco ante vosotros, estimada audiencia virtual, para contaros qué tal ha ido el presente curso a nivel docente.

En primer lugar he de pediros disculpas. Desde mi última entrada, allá por Sanfermines de 2016, me fui de vacaciones y desde entonces no he encontrado tiempo o no he tenido la tranquilidad suficiente como para plantearme escribir algo. O sí, pero había muchas cosas y acababa abrumado de sólo pensar que tenía que ponerme a escribir. Ha sido un curso en el que el fin de semana me ha servido para liberarme y, sobre todo, descansar. Pero bueno, poco a poco ha ido pasando el tiempo y creo que lo he sacado con creces. Queda alguna investigación por arreglar a lo largo de este verano, de aquí hasta que comience el curso 2017-2018. Con suerte y un poco de empeño lo iré solucionando.

En el tema docente, este ha sido un año complejo. 5 asignaturas en el primer semestre y 2, pero con mucha gente, de prácticas en el 2º, en algunos casos en inglés. En general, no me ha dado tiempo a hacer nada más que repasar o rehacer y repasar las clases y darlas inmediatamente. La experiencia ha sido buena, pero en numerosas ocasiones he acabado bastante cansado. No me quiero plantear cómo lo hace la gente que tiene más docencia asignada que yo… Afortunadamente, parece que la cosa tenderá a estabilizarse el próximo curso.

Debido precisamente a lo anterior, en cuanto a investigación no puedo más que agradecer a toda la gente que me ha echado una mano este año para poder producir contribuciones. El nivel de las mismas ha sido y está siendo bueno, pero este año he valorado mucho más, si cabe, la posibilidad de tener una serie de personas conmigo con las que sacar contribuciones buenas adelante. A todos ellas, muchas gracias, y espero que el próximo curso seamos tan productivos o más.

Pero centremos el tiro. A continuación quiero exponeros unas pocas cuestiones que me han llamado la atención este año desde el punto de vista docente y que estaría bien darles una vuelta.

1.       En general creo que la gente entra con una mentalidad equivocada a la universidad. Al menos en lo que respecta a los grados de ciencias experimentales y tecnológicas, los estudiantes no vienen con el nivel de esfuerzo que requiere trabajarse este tipo de estudios. Veo mucho pasotismo en los estudiantes, los cuales, aplican la ley del menor esfuerzo posible. No creo que sea bueno contentarse con un 5 “pelao”, y más sabiendo que hay bastante margen de mejora a la hora de afrontar las calificaciones de determinadas asignaturas.

2.       La razón que creo que subyace tras esto es que no se están haciendo las cosas bien con anterioridad. La solución quizás pase por realizar un esfuerzo de convergencia entre universidad y centros pre-universitarios, para recuperar una conexión que, por lo que he visto este año y por lo que mis compañeros precedentes dicen (y ojo que la media de edad de nuestro departamento es de 40-45 años), está yendo cada vez a menos. Y por lanzar una bombita, quizás sea mejor educar en la cultura del esfuerzo y en la responsabilidad individual que no en el hacer piña, que la gente lo pase bien en el cole y la “chupivida”. El día de mañana, nuestros estudiantes van a tener que buscarse la vida por sí sólos/as, como hemos hecho los demás. Es muy importante que con 18 años asuman que su vida no va a ser siempre de color de rosa y que no siempre van a tener a gente que les eche una mano en los malos momentos. Las disciplinas científicas requieren un esfuerzo grande de análisis y comprensión, y eso lo tienen que tener más que claro. Si no se plantean que van a tener que solucionar los retos tecnológicos que vendrán el día de mañana, o que simplemente, tienen que aprender a asumir responsabilidades para consigo mismos, ¿qué clase de profesionales esperamos tener?

Totalmente de acuerdo con el uso de las tecnologías en las aulas con menores, pero… ¿Son siempre necesarias? Mi posición es que hay que hacer trabajar a la mente más, ya que luego pueden existir adicciones y distracciones que no se pueden tolerar en clase en los primeros cursos de universidad.

3.       Los grados y másteres actuales están requiriendo una carga burocrática demasiado elevada para lo que finalmente se valora por parte de los estudiantes, que es si han sacado provecho de la asignatura o si el profesor da bien la clase. Una asignatura se puede estar dando bien y tener un temario mínimamente bien planteado y explicado, pero como también luego depende de cómo los estudiantes afronten el esfuerzo que tienen que hacer, las reuniones de materia, asignatura, etc, son siempre un quebradero de cabeza entre el nivel adecuado de exigencia y la adaptación a lo que nos viene. La burocracia sólo aporta mayor carga de trabajo para confirmar lo bien o mal que ha ido la asignatura. No creo necesario un control tan estricto sobre los docentes, más aún cuando se demuestra que si un/a estudiante trabaja la asignatura más o menos bien, normalmente suele aprobar.



4.       Siempre he dicho que, en ciencias experimentales, cuando mejor se enteran los estudiantes de las asignaturas es en el laboratorio. Sin embargo, esto no es así si no se asimilan medianamente bien los conceptos con anterioridad.  Ya que la materia hay que darla por completo, pongamos todos, profesores y estudiantes, de nuestra parte, para que la cosa vaya bien.

Debido a todo lo anterior, la sensación que se me queda es lo que me temía ya en 2014 (enlace): Bolonia no está haciendo bien, al menos en estas primeras promociones de egresad@s. Son únicamente 4 detalles los que se me han ocurrido analizar hoy. Por supuesto habrá más, pero para este primer año, a mi corto entender, son los que he detectado con mayor recurrencia. Veremos si dando solución a ello es posible conseguir un buen nivel de entrada en y de salida de la universidad, así como de agilizar las tramitaciones necesarias. 


viernes, 8 de julio de 2016

Ingeniería biomédica en plenos SanFermines

“¡¡Pamplonesas!! ¡¡Pamploneses!! ¡Viva San Fermín!”

Un año más, la ciudad de Pamplona inmersa en el ambiente de las, con permiso del resto,  mejores fiestas patronales del mundo. El encargado de lanzar el chupinazo este 2016 fue Jesús Ilundáin, alias “El Tuli”, elegido por votación popular entre diferentes actores implicados en los eventos clave de las fiestas. Desde mi punto de vista, una buena iniciativa del Ayuntamiento, que este año dejó de lado la elección puramente política para dar el protagonismo a la gente.

Sin embargo, esta entrada no va a versar sobre el análisis social de los Sanfermines sino, como no, del análisis científico de los mismos, y más concretamente, de un par de innovaciones que se están probando en las fiestas de este año con el objetivo de dar a conocer la esencia de lo que se vive dentro de un encierro. Estas innovaciones han venido de la mano de RadioTelevisión Española (RTVE).

La primera de ellas es una camiseta biométrica. En cada uno de los encierros, se le propone a un corredor avezado que lleve puesta una camiseta en cuyo interior hay integrados biosensores de ritmo cardíaco, temperatura, velocidad, tiempos de recorrido y distancia recorrida. En principio, puede que a nadie le importe saber todos estos datos teniendo delante los cuernos de un toro, pero pueden resultar interesantes para saber qué tipos de variables biomédicas son cruciales a la hora de tratar con los corredores. La camiseta en cuestión está diseñada por Zerintia Technologies, la cual esperemos que tenga más y mayores contratos a partir de esta idea innovadora. Enhorabuena por ello y por el pelotazo que han dado a nivel nacional. El enlace del proyecto es este:


Quizás ahora se comienza con constantes vitales y giroscopios integrados, pero quién sabe si en el futuro se podría crear toda una investigación, incluso a nivel respiratorio y biomecánico en torno a lo que suponen los entrenamientos y la propia carrera del encierro. Por cierto, que en cuanto a soluciones que puedan innovarse aquí en Navarra para el encierro y para los Sanfermines en general… Quizás convenga recordar que el Institute of Smart Cities de la UPNA y sus respectivos departamentos de ingeniería y empresas spin-off podemos colaborar en lo que haga falta ;)

La segunda de las innovaciones, desde el punto de vista biométrico, es bastante más espectacular. Se trata de la inclusión de una cámara térmica en la calle Estafeta que, junto con el resto de cámaras en alta definición, recorren la calle en una tirolina. La novedad de esta cámara es que capta imágenes en el infrarrojo. Es decir, que su lente no es una lente habitual como la de cualquiera de nuestras cámaras de fotos/vídeo, sino que se trata de detectores de infrarrojos comerciales (me atrevería a decir que en torno a 10 micras de longitud de onda). Tras captar la imagen, se procesa asignando colores más fríos o más cálidos según la temperatura del objetivo a enfocar. Observad en la foto inferior y en el enlace a la web de RTVE la nitidez con la que se distinguen las calles (en colores fríos, generalmente) con las de los seres vivos (colores cálidos y tendiendo al blanco). Se distingue cómo, en los seres humanos, la cabeza y la cara son las zonas más calientes. Obvio, ya que dentro del cráneo es donde se sitúa nuestro regulador térmico, el hipotálamo, y el cerebro, donde el riego sanguíneo está mucho más concentrado para poder pensar hacia dónde ir y qué es lo que hacer. Además de ello, se ve cómo las vísceras (en amarillo) es lo siguiente más frío y la ropa, que es algo más superficial, está en rojo, dada su menor temperatura. Además de esto, la gente que lleva chaquetas atadas a la cintura o las propias zapatillas, apenas se impregnan del calor corporal. De hecho, es fácil distinguir las fajas y los pañuelicos, ya que la temperatura de estos atuendos está a la de la calle.

Curioso es el caso de los toros, donde la mayoría de la temperatura está concentrada en la zona visceral (laterales y parte inferior), patas, cuernos y ojos. De hecho, y usando un juego de palabras, podría decirse que tienen la mente fría, ya que su cabeza parece tener una temperatura inferior al resto del cuerpo. En realidad y sin saber mucho de biología taurina, estos animales poseen regulación térmica interior, como nosotros, solo que es probable que la mayor densidad de pelaje en determinadas zonas hace que el calor no se disipe con tanta facilidad como lo hacemos nosotros por la cabeza.



Pero volviendo a las personas, ¿tienen interés estas imágenes? Como se puede ver en la imagen o en el propio video, hay personas que están más calientes que otras. Por propia biología puede ser así, o puede que por efecto del calor excesivo autogenerado o por comienzos de procesos infecciosos la temperatura corporal se eleve. De hecho, y pasando ya al ámbito puramente biomédico, ahí donde haya un exceso de riego sanguíneo, la temperatura tenderá a subir. Esto implica que podemos diagnosticar, con bastante certeza, la presencia de lesiones tumorales. La termografía, que es como se llama la técnica, está generalmente aceptada como una herramienta precisa y fiable para la evaluación y el diagnóstico médico. Los cambios en la conductividad térmica de la piel provocados por quemaduras, ulceración cutánea o injertos se pueden detectar y supervisar fácilmente con un sistema termográfico sensible. Otras aplicaciones comunes son la detección temprana de cáncer de piel, el tratamiento del dolor, la evaluación de la profundidad de quemaduras, la detección de fiebre y la cirugía a corazón abierto.

En definitiva, dos maneras de adquirir datos biométricos en las personas que, aunque a modo de marketing, se presentan a la sociedad como el futuro de los biosensores/diagnosticadores basados en diseños de ingeniería biomédica.

Por cierto… Desmontando mitos: el toro no embiste al rojo, sino que responde a estímulos bruscos generalmente provocados… Ojead el siguiente vídeo a partir del minuto 2:10:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/para-todos-la-2/para-todos-2-ciencia-toros-se-inmutan-color-rojo/1431652/

Bueno, pues ahora a aguantar hasta el encierro y luego buen chocolate con churros!! ;)

Nos seguimos leyendo. ¡Que paséis unos felices días!


lunes, 13 de junio de 2016

Las profesiones/estudios del futuro

La UPNA está planteando un nuevo plan de estudios universitarios (enlace). En realidad esto lleva tiempo cuajándose, solo que es ahora cuando parece que estamos en proceso de verdadera profundización en el tema para ver qué es lo que podemos ofrecer a la población, tanto local como nacional o internacional y en qué podemos aportar nuestro valor a la sociedad.

Es poca la experiencia que tengo en esto de ver las profesiones que van surgiendo, pero voy a tratar de esbozar lo que entiendo que es una nueva revolución en las profesiones del futuro. 

A día de hoy creo que lo más importante es tener en mente que ya no vale con especializarse en una cosa. En este sentido, creo que el plan Bolonia supone una traba más en el camino a la hora de diseñar los nuevos grados. Ya pensaba antes que no tenía sentido romper carreras que podían ser multidisciplinares en varios pedazos. Pero es que ahora menos aún. Y en caso de tener que hacerlo por obligación legal, desde luego que la máxima debería de ser tratar de combinar varios aspectos en una misma carrera.

Me explico. En la cadena de valor de un coche, por ejemplo, no sólo hay que tener en cuenta que tenga prestaciones técnicas más valiosas y de buena calidad, sino que el conjunto quede digno dentro del mercado actual. Nadie que viva en un país con ciertas posibilidades de prosperar entiende un coche sin una carrocería segura, abs, reguladores de velocidad, sensores de cercanía, elevalunas eléctricos, cierre centralizado, posibilidad de marchas manuales o automáticas, etc. Pero desde luego que también se espera un mínimo de confort al volante (asientos adaptables, radio con bluetooth, reproductor incluso sin cd, etc) y además, en función de las prestaciones y de lo que el concesionario ofrezca, el consumidor pasará a pagar incluso unos pocos euros más por conseguir algo que le satisfaga. Es decir, que hay que saber venderlo bien y encima de manera personalizada dependiendo de la personalidad del consumidor.

Pasándonos al mundo de los teléfonos inteligentes, ocurre lo mismo. Nadie que posea uno de estos dispositivos va a querer, a día de hoy, cámaras con menos de 13 megapíxeles, almacenamientos de menos de 16 gigas, conexiones inferiores a 3G o velocidades de funcionamiento bajas (o sea, procesadores lentos y algoritmos ineficientes). Pero igualmente, puede ser que por 10-20 € más al consumidor no le importe disponer de un modelo superior o con alguna prestación que él considera vital para su experiencia con el móvil, si se le sabe vender.

En definitiva, las profesiones del futuro van a requerir, por supuesto, conocimientos específicos del ámbito sobre el que se está actuando. Pero también conocimientos mixtos, idiomas y/o habilidades que permitan transmitir información o persuadir. Es normal, por tanto, que se plantee una reorganización de todo el conocimiento que se posee actualmente, a fin de responder a las demandas de la sociedad.

Quizás alguna excepción podemos hacer con lo que considero que son los estudios básicos. En mi opinión debe de haber una serie de profesiones que deben mantenerse intactas, puesto que de su cada vez mayor especialización es de donde se van a nutrir el resto. Por poner un ejemplo, ahora de letras, la historia es la que es. No se puede cambiar. Se podrá echar mano de diferentes ramas como la economía, la política, la paleontología, etc, para explicar según qué tipo de fenómenos que han ocurrido a lo largo de los tiempos, pero la manera de estudiar historia es la que es: encontrar métodos de investigación lo más adecuados posibles para poder explicar el porqué de determinados eventos pasados e incluso predecir lo que puede pasar en el futuro de seguir con tal o cual tendencia.

Hablo de investigación porque creo que, casualmente, las carreras que habría que conservar intactas se dedican a investigar cosas BÁSICAS. Y con ello entiendo que todo el mundo está pensando en matemáticas y estadística, filosofía, física, química, historia, filologías y lenguas clásicas (incluídas el euskera en sus ramales navarros), biología y geología… ¿Se podría plantear un grado genérico en ciencias básicas o conocimientos básicos? Pues podría ser. Puedes aprender físicas en 5 años o en 3 y mezclados con matemáticas, física y biología. Pero luego allá tú. Inevitablemente, en algún momento habría que especializarse, porque son las ramas de conocimiento básicas, de corte investigador, y con las que probablemente, mayor inversión haya que asumir, tanto pública como privada. Y a pesar de todo, es necesario que los científicos sepan comunicar y conocer algún idioma, básicamente para estar al tanto de lo que se descubre por ahí y trasladarlo a la sociedad. Si finalmente se introducen grados de disciplinas básicas en la UPNA, está claro que no se puede abarcar de todo, así que habrá que hacer selección.



Sin embargo, a partir de aquí, el resto de profesiones se nutre de estas básicas, ya que emplean conocimientos varios de ellas para desarrollarse. Concretamente en Navarra, y puesto que tenemos una cierta experiencia en ello, creo que los estudios que mejor podríamos exportar son:

INGENIERIAS TECNOLÓGICAS: TICs (telecomunicaciones e informática), ingenierías eléctrica y electrónica, energías renovables, mecánica, hidráulica, industria, de procesos, materiales, biomédica,… Los rankings nacionales comentan que los departamentos encargados de la docencia en las ingenierías dentro de la UPNA están bien posicionados (enlace). O sea que, para nuestro tamaño, somos buen@s produciendo ingenier@s. Tenemos oportunidades en telecomunicaciones, si finalmente las grandes operadoras apuestan por una comunidad con orografía compleja y con cuestiones a solventar por esta rama. Somos ricos en desarrollo software y en renovables, ya que tenemos parques eólicos y solares. Tenemos embalses, empresas potentes en automóviles y también tenemos un sistema sanitario potente al cual podemos aportar tecnología de calidad. Por tanto, el desarrollo de ingenierías en este sentido creo que será muy importante.

Más que agrónomos, yo propondría especificar un poco más y denominarlo AGROBIOINGENIERÍA: todo lo relacionado con mantener la calidad de los alimentos pero sin deteriorarlos. En este sentido, además, podríamos realizar grandes esfuerzos en tratar de que los alimentos duraran más tiempo sin necesidad de pasar por grandes procesos de industrialización e introducción de conservantes, colorantes y demás x-antes que hacen que cada vez comamos peor. Entre esto y el estudio de cómo mejorar la calidad de nuestros bosques y medioambiente, además de la ingeniería rural, tenemos otra rama muy importante de estudios en Navarra.






SALUD: Medicina y/o enfermería, odontología, etc… Precisamente Navarra tiene el potencial de ser una provincia muy proactiva en temas de salud. Ya tenemos facultades de medicina, enfermería y fisioterapia. Potenciarlas sería crucial, porque se expandiría la fuerza ya existente. Pero además, apoyando la investigación y la transferencia a nivel tecnológico tal y como ya se está haciendo, permitiría crear la simbiosis deseada, de manera que el sistema navarro de salud siga siendo líder a nivel nacional.




ECONOMÍA Y EMPRESA: Toda actividad económica requiere de buenos gestores que sepan llevar la empresa, crear nuevas o ver los nichos de negocio. Tiene sentido que haya un par de carreras tipo administración y dirección de empresas, con escuelas de negocios donde estudiar las tendencias de la economía navarra y, extendiendo, de la nacional. Aquí también se podrían incluir grados o másteres para ser comerciales, redes sociales e imagen de empresa, relaciones públicas y demás actividades relacionadas con la empresa.











DERECHO: Como comunidad diferenciada dentro de España, Navarra posee sus Fueros. Parece lógico, por tanto, que ya no sólo haya una escuela de derecho habitual, sino que además haya una sección específica para preservar y seguir mejorando los Fueros. La diversidad dentro de la comunidad.










TRABAJO SOCIAL Y COOPERACIÓN AL DESARROLLO: Estamos ante una de las comunidades con mayor solidaridad ante las situaciones más desfavorecidas y con vocación de desarrollo e integración de los menos agraciados, junto a la consecución de sus derechos más fundamentales. Se trataría de continuar en esa línea desarrollando la actual carrera de trabajo social, e incluso educación social. 

Además, el desarrollo sostenible se sitúa entre estas disciplinas y las tecnológicas, ya que a través de la pedagogía social se puede construir una sociedad avanzada que crezca preservando los derechos fundamentales y cuidando el medio ambiente.






PERIODISMO/AUDIOVISUALES: Con independencia de que exista ya una facultad de estas disciplinas, hoy en día es importante el tratamiento de la información, la actualidad y el estar al día de lo que ocurre. Si hubiera una carrera de dominio de las letras que hubiera que poner, quizás periodismo podría ser una de ellas.





MAGISTERIO: Magisterio, sí. Pero magisterio general. Del que había antes y con el que aprendimos tod@s en nuestra generación. Podrá haber especialidades, pero el/la maestro/a tiene que ser capaz de enseñar varias asignaturas y en varios cursos, por lo menos hasta 3º o 4º de secundaria, donde se produce la diversificación ciencias/letras. El magisterio es el aprendizaje de la enseñanza. Cómo se enseña y la mejor manera de transmitir los conocimientos. Y esto es transversal, desde la infancia hasta la adolescencia. El colectivo de maestros y maestras no tiene que especializarse en inglés: cuanto más bi(tri, tetra)lingüe sea, mejor. Tampoco ha de especializarse en música: tiene que saber cómo enseñar música. Como tampoco ha de especializarse en educación física, porque para eso ya están los INEF con curso de adaptación pedagógica. Volvamos, por favor, a un magisterio normal y corriente, como del que tod@s hemos aprendido, con un profesorado que igual enseñaba matemáticas, lenguaje, plástica, inglés o conocimiento del medio. Creo que quizás no hay que especializar a los profesores, sino mejorar la calidad de sus clases y la forma de darlas.


He aquí una opinión sobre los diferentes ejes en los que podríamos dar cabida a carreras dentro de la UPNA. Buscar, a grandes rasgos, las necesidades que existen, y tratar de adaptar lo ya existente a los nuevos tiempos.

Nos seguimos leyendo ;)

NOTA 1: Todas las imágenes poseen licencias creative commons.

NOTA 2: Las carreras que he nombrado explícitamente son las que considero necesarias para incluir en el nuevo plan aprovechando lo que ya hay. Asumo que me dejo carreras que pueden ser muy importantes, como pueden ser nanotecnología o robótica, traducción e interpretación, farmacia, etc, etc. Pero trato de echar mano de lo ya existente y de lo que abarca mi conocimiento de la universidad. Por ello, perdonad si se podría poner algo más y no lo estoy teniendo en cuenta. En tal caso, si alguien quiere aportar alguna más, bienvenida sea.


martes, 24 de mayo de 2016

#SCNHF: Epidemia nacional

Mi última contribución divulgativa en el concurso INSPIRACIENCIA. Al final ha sido seleccionado para ser votado, así que ya podéis echarle un vistazo para opinar sobre él ;) El enlace es el siguiente: http://www.inspiraciencia.es/es/vota-es

La experiencia de reducir un concepto a una historia de un máximo de 800 palabras ha merecido la pena. Es superdivertido. ¡Animáos a escribir gente! Espero que os guste. Ahí va:




Año 2016.


Todo comenzó con unos pocos síntomas aislados. Nadie se preocupó por ello.


Hoy son cada vez más los afectados por una epidemia que se propaga por todo el país.


Se trata de un nuevo virus. Un virus cibernético. Una plaga informática que se expande a lo largo y ancho de toda España. No parece tener final.


De momento no se le conocen orígenes. O quizás sí, pero son confidenciales. Hasta 2014, pocos eran conscientes de su existencia. Sólo aquellos a los que les tocaba directamente se quejaban… Pero decidieron hacerlo explícito. Afortunadamente, cada vez son más los afectados que están haciendo lo indecible para sensibilizar sobre su importancia y llegar a una solución.

Los primeros ordenadores infectados se volvían locos. Mostraban siempre un salvapantallas oscuro con varios puntos y rallas sin sentido. La secuencia parecía seguir un patrón, pero nadie trataba de descifrar aquello, puesto que lo más probable era que el ordenador se hubiera estropeado.

Desde entonces, el virus se ha hecho más fuerte y ha adoptado todo tipo de formas de manifestarse, aunque sigue mostrando la misma secuencia. Ha infectado a la mayoría de los ordenadores del país. Abarca desde casas particulares hasta la propia Administración. Sí. También ha llegado a las residencias de nuestros gobernantes. El virus se ha extendido por todas las empresas, ministerios y consejerías cruciales como salud, empleo, economía, educación y cultura. Los ordenadores llegan a autoprograrse para mostrar siempre el mismo salvapantallas. Hasta en el CNI han mostrado su perplejidad ante semejante ataque cibernético. Y es que el “bicho” es duro de roer.

No obstante, algo se ha descubierto desde la existencia de este mal nacional.

El virus se propaga a través de la luz. Principalmente, luz infrarroja, como la que usan nuestros mandos a distancia. Está claro que no es tonto. Utiliza la forma más rápida de enviar la información para transmitirse. Y por ello, su medio de transmisión es la fibra óptica. Viajando dentro de los rayos de luz, el virus usa el núcleo y la cubierta de la fibra para avanzar, rebotando entre estas dos estructuras cilíndricas concéntricas que forman el cable.

Precisamente por esto, el virus es capaz de piratear las redes de fibra óptica del país. Todas las empresas que dan servicios de internet están consternadas ante esta epidemia. Ninguna ha sido capaz de dar alguna explicación convincente. Madrid, Barcelona y Valencia son las ciudades más afectadas. Casualmente, son las grandes urbes del país y, precisamente por ello, están conectadas a través de una red anular de fibra óptica de alta velocidad. El resto de capitales importantes como Zaragoza, Bilbao, Pamplona, Las Palmas, Sevilla, Santiago,… todas ellas conectadas dependiendo de los ramales que parten desde el anillo principal o con enlaces directos desde la península, también han sufrido ataques. ¡¡Nadie escapa al efecto devastador de este virus!!

¿Nadie?

Grinais es una adolescente de unos 15 años, estudia la ESO y desciende de un pueblecito castellano leonés. Ella sueña con estudiar algo relacionado con ciencias, como hizo su madre, ingeniera de una prestigiosa empresa de telefonía. Su entorno trata de convencerla para que no lo haga, argumentando estereotipos en los que ella no cree. Por ello, no le preocupa lo más mínimo y persigue su objetivo.
Hoy la prensa se hace eco de la historia de Grinais, que cuenta cómo consiguió descifrar el enigma de este virus. Al parecer, hace poco encontró a su madre preocupada por todo lo que ocurría y le preguntó qué estaba pasando. Ella le contó que alguien se estaba dedicando a infectar internet mandando mensajes aparentemente codificados a través de las redes de fibra óptica. Grinais le pidió a su madre que la llevara a ver cómo eran esos mensajes. Tenía curiosidad por verlo in situ.

La madre accedió y mostró a su hija las señales que llegaban a los detectores de la red de fibra de la empresa. Pero cuál fue su sorpresa cuando Grinais dijo:

-         -  Jajaja ¡Vaya! Esto lo hemos dado hoy en clase. ¡Qué guay verlo real!
-         -  Pero, ¿qué dices, niña? – dijo la madre intrigada.
-         -  Puntos y rallas, mamá. ¿No te suena? ¡Morse! ¡A ver si adivinas lo que quiere decir! ¡Yo ya lo he descifrado!

La madre, intrigada, apuntó el patrón que provenía de aquella señal y lo tecleó en un traductor de morse. Todo cobró sentido. ¿Adivináis lo que ponía?
... .. -.    -.-. .. . -. -.-. .. .-    -. ---    .... .- -.--    ..-. ..- - ..- .-. --- .-.-.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
#SinCienciaNoHayFuturo


Tras el descubrimiento de este virus cibernético, la etiqueta #SCNHF ha sido ‘trending topic’ en las redes sociales, buscando la concienciación social en favor de la I+D+i. En los últimos días, las empresas han informado de una notable disminución en el número de usuarios afectados.


NOTA: Podéis votar vuestros relatos favoritos en... 
http://www.inspiraciencia.es/es/relatos-es

¡¡RECORDAD EL MÍO!! #SCNHF