lunes, 13 de junio de 2016

Las profesiones/estudios del futuro

La UPNA está planteando un nuevo plan de estudios universitarios (enlace). En realidad esto lleva tiempo cuajándose, solo que es ahora cuando parece que estamos en proceso de verdadera profundización en el tema para ver qué es lo que podemos ofrecer a la población, tanto local como nacional o internacional y en qué podemos aportar nuestro valor a la sociedad.

Es poca la experiencia que tengo en esto de ver las profesiones que van surgiendo, pero voy a tratar de esbozar lo que entiendo que es una nueva revolución en las profesiones del futuro. 

A día de hoy creo que lo más importante es tener en mente que ya no vale con especializarse en una cosa. En este sentido, creo que el plan Bolonia supone una traba más en el camino a la hora de diseñar los nuevos grados. Ya pensaba antes que no tenía sentido romper carreras que podían ser multidisciplinares en varios pedazos. Pero es que ahora menos aún. Y en caso de tener que hacerlo por obligación legal, desde luego que la máxima debería de ser tratar de combinar varios aspectos en una misma carrera.

Me explico. En la cadena de valor de un coche, por ejemplo, no sólo hay que tener en cuenta que tenga prestaciones técnicas más valiosas y de buena calidad, sino que el conjunto quede digno dentro del mercado actual. Nadie que viva en un país con ciertas posibilidades de prosperar entiende un coche sin una carrocería segura, abs, reguladores de velocidad, sensores de cercanía, elevalunas eléctricos, cierre centralizado, posibilidad de marchas manuales o automáticas, etc. Pero desde luego que también se espera un mínimo de confort al volante (asientos adaptables, radio con bluetooth, reproductor incluso sin cd, etc) y además, en función de las prestaciones y de lo que el concesionario ofrezca, el consumidor pasará a pagar incluso unos pocos euros más por conseguir algo que le satisfaga. Es decir, que hay que saber venderlo bien y encima de manera personalizada dependiendo de la personalidad del consumidor.

Pasándonos al mundo de los teléfonos inteligentes, ocurre lo mismo. Nadie que posea uno de estos dispositivos va a querer, a día de hoy, cámaras con menos de 13 megapíxeles, almacenamientos de menos de 16 gigas, conexiones inferiores a 3G o velocidades de funcionamiento bajas (o sea, procesadores lentos y algoritmos ineficientes). Pero igualmente, puede ser que por 10-20 € más al consumidor no le importe disponer de un modelo superior o con alguna prestación que él considera vital para su experiencia con el móvil, si se le sabe vender.

En definitiva, las profesiones del futuro van a requerir, por supuesto, conocimientos específicos del ámbito sobre el que se está actuando. Pero también conocimientos mixtos, idiomas y/o habilidades que permitan transmitir información o persuadir. Es normal, por tanto, que se plantee una reorganización de todo el conocimiento que se posee actualmente, a fin de responder a las demandas de la sociedad.

Quizás alguna excepción podemos hacer con lo que considero que son los estudios básicos. En mi opinión debe de haber una serie de profesiones que deben mantenerse intactas, puesto que de su cada vez mayor especialización es de donde se van a nutrir el resto. Por poner un ejemplo, ahora de letras, la historia es la que es. No se puede cambiar. Se podrá echar mano de diferentes ramas como la economía, la política, la paleontología, etc, para explicar según qué tipo de fenómenos que han ocurrido a lo largo de los tiempos, pero la manera de estudiar historia es la que es: encontrar métodos de investigación lo más adecuados posibles para poder explicar el porqué de determinados eventos pasados e incluso predecir lo que puede pasar en el futuro de seguir con tal o cual tendencia.

Hablo de investigación porque creo que, casualmente, las carreras que habría que conservar intactas se dedican a investigar cosas BÁSICAS. Y con ello entiendo que todo el mundo está pensando en matemáticas y estadística, filosofía, física, química, historia, filologías y lenguas clásicas (incluídas el euskera en sus ramales navarros), biología y geología… ¿Se podría plantear un grado genérico en ciencias básicas o conocimientos básicos? Pues podría ser. Puedes aprender físicas en 5 años o en 3 y mezclados con matemáticas, física y biología. Pero luego allá tú. Inevitablemente, en algún momento habría que especializarse, porque son las ramas de conocimiento básicas, de corte investigador, y con las que probablemente, mayor inversión haya que asumir, tanto pública como privada. Y a pesar de todo, es necesario que los científicos sepan comunicar y conocer algún idioma, básicamente para estar al tanto de lo que se descubre por ahí y trasladarlo a la sociedad. Si finalmente se introducen grados de disciplinas básicas en la UPNA, está claro que no se puede abarcar de todo, así que habrá que hacer selección.



Sin embargo, a partir de aquí, el resto de profesiones se nutre de estas básicas, ya que emplean conocimientos varios de ellas para desarrollarse. Concretamente en Navarra, y puesto que tenemos una cierta experiencia en ello, creo que los estudios que mejor podríamos exportar son:

INGENIERIAS TECNOLÓGICAS: TICs (telecomunicaciones e informática), ingenierías eléctrica y electrónica, energías renovables, mecánica, hidráulica, industria, de procesos, materiales, biomédica,… Los rankings nacionales comentan que los departamentos encargados de la docencia en las ingenierías dentro de la UPNA están bien posicionados (enlace). O sea que, para nuestro tamaño, somos buen@s produciendo ingenier@s. Tenemos oportunidades en telecomunicaciones, si finalmente las grandes operadoras apuestan por una comunidad con orografía compleja y con cuestiones a solventar por esta rama. Somos ricos en desarrollo software y en renovables, ya que tenemos parques eólicos y solares. Tenemos embalses, empresas potentes en automóviles y también tenemos un sistema sanitario potente al cual podemos aportar tecnología de calidad. Por tanto, el desarrollo de ingenierías en este sentido creo que será muy importante.

Más que agrónomos, yo propondría especificar un poco más y denominarlo AGROBIOINGENIERÍA: todo lo relacionado con mantener la calidad de los alimentos pero sin deteriorarlos. En este sentido, además, podríamos realizar grandes esfuerzos en tratar de que los alimentos duraran más tiempo sin necesidad de pasar por grandes procesos de industrialización e introducción de conservantes, colorantes y demás x-antes que hacen que cada vez comamos peor. Entre esto y el estudio de cómo mejorar la calidad de nuestros bosques y medioambiente, además de la ingeniería rural, tenemos otra rama muy importante de estudios en Navarra.






SALUD: Medicina y/o enfermería, odontología, etc… Precisamente Navarra tiene el potencial de ser una provincia muy proactiva en temas de salud. Ya tenemos facultades de medicina, enfermería y fisioterapia. Potenciarlas sería crucial, porque se expandiría la fuerza ya existente. Pero además, apoyando la investigación y la transferencia a nivel tecnológico tal y como ya se está haciendo, permitiría crear la simbiosis deseada, de manera que el sistema navarro de salud siga siendo líder a nivel nacional.




ECONOMÍA Y EMPRESA: Toda actividad económica requiere de buenos gestores que sepan llevar la empresa, crear nuevas o ver los nichos de negocio. Tiene sentido que haya un par de carreras tipo administración y dirección de empresas, con escuelas de negocios donde estudiar las tendencias de la economía navarra y, extendiendo, de la nacional. Aquí también se podrían incluir grados o másteres para ser comerciales, redes sociales e imagen de empresa, relaciones públicas y demás actividades relacionadas con la empresa.











DERECHO: Como comunidad diferenciada dentro de España, Navarra posee sus Fueros. Parece lógico, por tanto, que ya no sólo haya una escuela de derecho habitual, sino que además haya una sección específica para preservar y seguir mejorando los Fueros. La diversidad dentro de la comunidad.










TRABAJO SOCIAL Y COOPERACIÓN AL DESARROLLO: Estamos ante una de las comunidades con mayor solidaridad ante las situaciones más desfavorecidas y con vocación de desarrollo e integración de los menos agraciados, junto a la consecución de sus derechos más fundamentales. Se trataría de continuar en esa línea desarrollando la actual carrera de trabajo social, e incluso educación social. 

Además, el desarrollo sostenible se sitúa entre estas disciplinas y las tecnológicas, ya que a través de la pedagogía social se puede construir una sociedad avanzada que crezca preservando los derechos fundamentales y cuidando el medio ambiente.






PERIODISMO/AUDIOVISUALES: Con independencia de que exista ya una facultad de estas disciplinas, hoy en día es importante el tratamiento de la información, la actualidad y el estar al día de lo que ocurre. Si hubiera una carrera de dominio de las letras que hubiera que poner, quizás periodismo podría ser una de ellas.





MAGISTERIO: Magisterio, sí. Pero magisterio general. Del que había antes y con el que aprendimos tod@s en nuestra generación. Podrá haber especialidades, pero el/la maestro/a tiene que ser capaz de enseñar varias asignaturas y en varios cursos, por lo menos hasta 3º o 4º de secundaria, donde se produce la diversificación ciencias/letras. El magisterio es el aprendizaje de la enseñanza. Cómo se enseña y la mejor manera de transmitir los conocimientos. Y esto es transversal, desde la infancia hasta la adolescencia. El colectivo de maestros y maestras no tiene que especializarse en inglés: cuanto más bi(tri, tetra)lingüe sea, mejor. Tampoco ha de especializarse en música: tiene que saber cómo enseñar música. Como tampoco ha de especializarse en educación física, porque para eso ya están los INEF con curso de adaptación pedagógica. Volvamos, por favor, a un magisterio normal y corriente, como del que tod@s hemos aprendido, con un profesorado que igual enseñaba matemáticas, lenguaje, plástica, inglés o conocimiento del medio. Creo que quizás no hay que especializar a los profesores, sino mejorar la calidad de sus clases y la forma de darlas.


He aquí una opinión sobre los diferentes ejes en los que podríamos dar cabida a carreras dentro de la UPNA. Buscar, a grandes rasgos, las necesidades que existen, y tratar de adaptar lo ya existente a los nuevos tiempos.

Nos seguimos leyendo ;)

NOTA 1: Todas las imágenes poseen licencias creative commons.

NOTA 2: Las carreras que he nombrado explícitamente son las que considero necesarias para incluir en el nuevo plan aprovechando lo que ya hay. Asumo que me dejo carreras que pueden ser muy importantes, como pueden ser nanotecnología o robótica, traducción e interpretación, farmacia, etc, etc. Pero trato de echar mano de lo ya existente y de lo que abarca mi conocimiento de la universidad. Por ello, perdonad si se podría poner algo más y no lo estoy teniendo en cuenta. En tal caso, si alguien quiere aportar alguna más, bienvenida sea.