sábado, 9 de mayo de 2015

“Salvados por la fibra” en Ciencia en el Bar

En esta primera entrada post-tesis, breve pero con algo de tiempo para escribir, quería comentaros mis impresiones tras dar esta charla en el evento divulgativo “Ciencia en el Bar”, que tiene lugar un jueves de cada mes en el bar iD.0 sito en calle Jarauta 28 (Pamplona).

En este tipo de eventos, los del Club de Amigos de la Ciencia tratamos de picarnos los unos a los otros e incluso de traer gente experta en lo suyo, para contar cosas relacionadas con aquello que mejor conocemos desde el punto de vista científico. Eso sí, la consigna es: “más divulgación y menos tecnicismos”.

En este caso, me tocó a mí dar una charla sobre algo relacionado con la fibra óptica. Y bueno, ni qué decir tiene que traté de sacarle jugo a sus aplicaciones biomédicas. Era algo que quería hacer desde hacía tiempo, ya que estaba seguro de que la fibra óptica tiene bastantes más aplicaciones que “comunicar” o “transmitir información a velocidades rápidas”. Lo que quizás no sabía y, por cierto, quedé bastante sorprendido con ello, es que también existía ropa hecha con fibra óptica o incluso decoración para nuestras casas. Si es que tiene que haber de tó…

Otra de las cosas que tampoco sabía y que quizás eché de menos a la hora de que me lo explicaran en la carrera, es la historia de la fibra óptica. Creo que invertí unos 10-15 minutos en contar la historia sobre cómo el ser humano comienza a plantearse que la luz también puede ser guiada (aunque inicialmente se pensaba que sólo podía hacerse en línea recta) allá por finales del siglo XVIII, con el telégrafo óptico de Claude Chappe. Pero también cómo todo va evolucionando poco a poco hasta conseguir los primeros prototipos de fibras ópticas flexibles allá por 1940 con Narinder S. Kapany, “el padre de la fibra óptica”. Y es curioso, también, ver cómo la primera aplicación para la que se usan estas primeras fibras ópticas es para sustituir a los rígidos endoscopios de la época, que obligaban a los pacientes a posicionarse de una forma bastante incómoda para poder ser sometidos a las endoscopias. Afortunadamente, a día de hoy las endoscopias se realizan con unos tubos inertes cuyo diámetro y flexibilidad permiten su adaptación a las cavidades del cuerpo humano y no al revés. Y puesto que la emisión de luz se realiza a través de fibras ópticas, ya se les ha apodado directamente como “fibroscopios”.

Una de las partes más comentadas de la presentación, al menos desde mi punto de vista como ponente, fueron las conexiones submarinas entre España y los diferentes países, ya que, curiosamente, reflejan tópicos entre nosotros mismos y con nuestros vecinos. El cómo no hay conexiones por mar con Francia y los casos de Gibraltar o Bilbao consiguieron bastantes ironías y bromas por parte del respetable.

Finalmente, el tema central, en el que se describían las principales aplicaciones de la fibra óptica como guía de luz para usarla en temas médicos, dio bastante de sí. No comentaré aquí, específicamente, todas y cada una de ellas, pero sí que puedo decir que se ha avanzado mucho en la terapia y diagnóstico médico gracias al uso de la fibra óptica como guía o sustrato. Y que, afortunadamente, la calidad de vida y la recuperación de los pacientes es cada vez mejor, debido al hecho de no abrir en canal al paciente directamente, sino buscar la forma menos invasiva de curarlo.

Para mayor ilustración, a continuación os paso las transparencias que usé en la charla. Por cierto, perdón por el error de la fecha en la portada (la primera en la frente), ya que fue el 30 de abril, no de mayo…


Como experiencia personal, se trataba de la primera vez que daba una charla de este tipo delante de gente que ni por asomo está especializada en mi campo. Afortunadamente hubo muy buen ambiente, como siempre suele ocurrir en los eventos del Club de Amigos de la Ciencia, así que eso creo que contribuyó a que estuviera un poco más cómodo. Parece ser que me pude explicar con bastante claridad, en opinión de los presentes, así que creo que puedo estar satisfecho por el trabajo y agradecido por que haya gente que puedan interesarle estas cosas que se pueden hacer con la fibra óptica. Experiencia repetible, totalmente. Si en algún momento, tanto esta charla como otras que pueda preparar, pueden contribuir a un mejor saber general de lo que hacemos en la UPNA, por mi parte encantado de seguirlas dando.

             Para finalizar esta entrada, la crónica que realizaron desde el blog de Ciencia en el Bar, aquí.

Un saludo y nos seguimos leyendo ;)