viernes, 23 de mayo de 2014

Cuando la sanidad es política

Posiblemente esta entrada no llegue a manos de quienes tiene que llegar y, aunque llegue, no se hará nada al respecto. Pero bueno, por lo menos queda públicamente expuesto y allá cada uno con su conciencia. Resumiéndolo en pocas palabras: Nueva cagada del gobierno en la apuesta por la sanidad, si es que realmente se apuesta por una sanidad para todos.

Hoy despierto en Los Ángeles y revisando las redes sociales me encuentro con la noticia de que la actual ministra de sanidad del Gobierno de España, o sea, la que tiene que velar por la gestión de la salud de TODOS los españoles, se ha reunido en Pamplona con sus partidarios para animarlos de cara a las elecciones europeas. De paso, se ha dado un baño de multitudes con esos mismos partidarios pero en el mundo médico, o sea, en la Clínica Universidad de Navarra. Y con la misma, pa’ Madrid.

Vamos a ver si nos aclaramos de una vez.

Señora ministra de sanidad del Gobierno de España, o sea, de TODOS los españoles. Me parece muy bien que usted venga a Navarra a corroborar lo buenos que somos en sanidad. Que lo somos, por cierto, aunque no nos podemos dormir. Me parece muy bien que visite centros de prestigio con años de dedicación a la investigación en medicina, como son el CIMA o la Clínica Universidad de Navarra (CUN). Nadie está negando su importante aportación a la sanidad y que sean una institución en determinados campos de la investigación biomédica (no en todos). Y me parece bien que, a la vista del plan que ha llevado en la jornada de hoy, el objetivo principal de su visita haya sido recabar fondos o asegurarse de que los votos asegurados que iba a recibir su partido en las próximas elecciones europeas estarán a buen recaudo o no se le van a escapar.

         Lo que ya no me parece tan bien, es que no dirija sus pasos a, como mucho, 200-300 metros al noroeste del ente privado de la sanidad navarra para dirigirse al ente público, donde se supone que usted es su máxima representante y responsable como ministra de la sanidad de TODOS los españoles. Porque es ahí donde se supone que usted debería de dar la cara y estar a pie de cañón.


         Es ahí donde debería de responder a cuestiones tan importantes de la sanidad en nuestro país, y más concretamente en Navarra, como el estado de las listas de espera, la necesidad de una investigación médica más respaldada desde el Estado, de las consecuencias de los recortes en sanidad o del copago y, ¿por qué no? también de las bonanzas que los planes de screening de población en cáncer de mama y de cólon, que en el sector PÚBLICO de la sanidad navarra está dando tan buenos resultados. Incluso, si me apura, aunque en última estancia esto debería de responderlo la actual consejera de salud, también usted debería de responder a preguntas sobre el estado de conservación o de construcción de los hospitales españoles y si considera que hay que centrarlos más en el diseño y en lo bonito o en la practicidad y funcionalidad. La noticia también salió hace poco.

De haber realizado el gesto de dirigirse al Materno-Infantil o al Hospital de Navarra, quizás hubiera podido recibir alguna recriminación, en vez de agasajos, como posiblemente haya recibido en la CUN. Pero es que usted debería de velar por que esas recriminaciones no se dieran en el sector público. Y debería de velar, también, porque TODOS los españoles, navarros incluídos, estuviéramos contentos por trabajar o ser atendidos en el sistema público de salud.

Y es que creo que tengo que recordarle, como supongo que habrán hecho un montón más de personas, que la realidad del sector sanitario público en nuestro país o incluso en Navarra no es la de la CUN. La CUN tiene su propia financiación, como entidad privada que es y ellos hacen y deshacen sobre incluso el tipo de pacientes que quieren tener. E insisto, su labor es muy buena. Tengo gente conocida que conjuga todas las formas verbales de “trabajar” en la CUN, y son muy buenas personas y trabajadoras. Pero la cuestión es que usted debe de dirigirse a TODOS los españoles, no sólo a unos pocos. Porque estoy seguro de que incluso entre aquellos que les votan, la mayoría no pueden costearse una sanidad privada y se quedan en la de todos (incluídos también, por cierto, los que pagan la privada).

Pero es que, se da otra particularidad en Navarra, y es que los navarros tenemos que ver cómo una parte importante del dinero destinado a la sanidad navarra se va a la CUN en forma de extra-subvención directa desde el Gobierno de Navarra. Cosa que, hablando en su idioma, el cristiano, “clama al cielo”. Ese dinero, que es de todos, se podría invertir, por ejemplo, en los hospitales públicos o incluso en equipar parte de los laboratorios del supuesto instituto de investigación público que se pretendía abrir hace bastante y que a día de hoy va mucho más lento de lo esperado.

Por tanto, señora ministra y asesores, nuevo tropiezo en su intento de dar imagen de normalidad y de buen estado de la sociedad. Puede ir usted donde mejor le parezca o mejor le traten. Pero si está tratando de hacer las veces de representante público, por favor, en posteriores ocasiones piensen en la imagen que están dando y para qué se les ha asignado el cargo que están ocupando.

 


Y es que hay veces que se les ve el plumero demasiado. Ver que también la sanidad se convierte en un instrumento de la política y el partidismo, como dirían por aquí en América: “It sucks”.